La beatificación de López Obrador.

Construir la idea del Presidente como un ser especial, digno de un culto, es peligroso si eso se traduce – como parece empezar a ocurrir – en un ambiente en que la crítica o la protesta es vista como sinónimo de traición a la historia, de blasfemia.