El dilema de Anaya: cambio o freno

Publicado por
Ricardo Anaya tiene pocos días – casi horas – para tomar una decisión estratégica: ¿quiere ser una opción de cambio o un dique que intente frenarlo?
 
Si opta por lo primero el reto es mayúsculo pues en las pocas semanas que le quedan de campaña deberá mostrar cuál es su oferta de país, qué cambio propone, qué tipo de sociedad y economía se imagina y cómo propone transformar a México.
 
Si por el contrario solo quiere ser el otro, el que no es López Obrador y lo puede frenar, entonces el camino parece mucho más sencillo, aunque en realidad es casi una misión imposible. Porque López Obrador no es solo la persona en la que millones creen por ser quien es, sino que es el símbolo de una protesta y un deseo de transformación que otros millones anhelan. Hoy esa ruta es AMLO pero podría ser casi cualquiera.
 
Ser opción de cambio es convocar a un voto positivo, entusiasta, un voto por lo que sí se quiere y se puede construir; ser la opción del freno a AMLO es un voto de miedo, de temor a lo que pudiera pasar, casi de rechazo al cambio en una elección en la que más del 80 por ciento de la población quiere algo diferente a lo que hoy tiene.
 
A estas alturas de la campaña Anaya no ha logrado comunicar con claridad qué ofrece. Sí, hay ideas concretas como la autonomía de la fiscalía, la comisión internacional para investigar la corrupción, el rol central de la sociedad civil, y otras ideas que son distintas a la visión de López Obrador pero hasta esas ideas no tienen un empaque claro y resolver eso en tan poco tiempo es muy difícil.
 
Aún así es es más fácil buscar un mejor discurso que tratar de ser un freno contra López Obrador pues está lejos de despertar los mismos temores de hace 12 años. Y aunque puede – y habrá voto útil – no creo que le alcance al Frente pues si bien AMLO genera preocupación en muchos por su discurso excluyente, polarizante y por su poca preparación y visión en muchos temas, ya no es visto como la reencarnación de Hugo Chávez.
 
Quizá el resultado de la elección ya esté marcado pero justo por eso es más necesario que la oposición – que será el Frente o lo que quede de él después del 1 de julio – deberá articular una propuesta clara, para que las próximas discusiones sean sobre opciones de país y no sobre si se está a favor o en contra de López Obrador pues eso no conducirá a nada.
 
Veremos en los días que restan – en los debates, spots y mensajes de campaña – si Anaya entiende que ir solo contra AMLO es pararse frente a una ola para tratar de frenarla; en todo caso puede intentar conducirla – quizá con mayor éxito- si logra entender el deseo de buena parte de la población.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s