10 Claves para entender la crisis política en México

Publicado por

Comparto algunas ideas sobre la crisis que hoy vive la clase política.

1. Las encuestas muestran que la confianza en todas las instituciones públicas va a la baja: partidos, legisladores, gobiernos. Incluso sectores tradicionalmente bien evaluados como el Ejército, presentan tendencias a la baja.

2. El desánimo es evidente. El fin de las marchas no implicó en modo alguno una mejora en la percepción de la opinión pública. En todo caso revela el desgaste del instrumento y la percepción generalizada de que ésa no es la vía para generar cambios.

3. Las cabezas del sistema político, en particular el Presidente y el Congreso han decidido que no quieren responder a esta crisis con medidas reales. La respuesta al malestar ha sido la descalificación (“es un complot contra el proyecto de Nación”) o la simulación (pido a un empleado que me investigue o lanzamos un juicio sólo contra opositores al régimen como Elba Esther o Angel Aguirre. No importa si son “villanos reales” al ser un combate selectivo pierde legitimidad).

4. Los partidos han detectado el Estado de Animo y lo reflejan en sus spots. El mensaje prácticamente de todos es que no SON políticos o no son como los OTROS políticos. Eso dice el PAN, el PRD y en particular el Movimiento Ciudadano que es el que mejor refleja el enojo de la gente.

5. Lo que quizá no miden es que aumentar el enojo no los beneficia necesariamente porque ELLOS son percibidos como parte del mismo sistema.

6. En esa lógica el efecto es que incrementan el malestar y el enojo de la gente sin que se vea a la ruta electoral como la mejor forma para canalizar.

7. Por eso crecen movimientos antisistema en varios frentes: Los que promueven no votar, los que buscan que se anule, los candidatos independientes, y los famosos no políticos (como Cuauhtémoc Blanco, Lagrimita o Sergio Mayer). Todos son distintas expresiones del mismo fenómeno: no queremos a los políticos.

8. ¿Quién gana en este escenario? En primer lugar el PRI. Si menos gente vota más pesa el voto corporativo y con el presupuesto y la estructura nacional que tiene puede obtener un buen resultado.

En segundo lugar ganan (aunque marginalmente) los que captan parte del enojo como el Verde o Morena. Es el voto de los inconformes que todavía creen en los partidos como salida.

En tercer lugar ganan los grupos que rechazan a la democracia electoral como la vía para resolver los problemas. Estos pueden ser violentos o no.

En cuarto lugar, aunque hoy se ven los menos articulados, pueden ganar los que ofrezcan dentro del sistema una salida al malestar. En ese sentido crecen las voces que hablan de una nueva opción en el sistema electoral tipo Podemos, no en su agenda, sino en el factor disruptivo. Si algún grupo logra construir una alternativa creíble puede crecer muy rápido aunque falta mucho para el proceso electoral de 2018.

9. Lo que es evidente es que estamos en una etapa de transición. ¿Hacia dónde? No sé. La crisis puede prolongarse en el tiempo porque no está comprometida en lo inmediato la superviviencia del sistema político. Aún desprestigiados pueden seguir gobernando y compitiendo por el poder de manera funcional. (Para ellos, claro).
El cambio no es inevitable mientras no cambien las condiciones del tablero por la vía institucional (que sin duda deseo) o por la vía violenta (que nunca compartiré). La tendencia al deterioro puede acelerarse o mantenerse. Difícilmente puede revertirse con el escenario actual.

10. ¿Ustedes qué piensan?

Anuncios

2 comments

  1. Me parece interesante el análisis, aunque creo que el tema central sigue siendo la corrupción, más allá de los tropiezos económicos y las promesos incumplidas, por ejemplo el caso español con Podemos, lo que advierte es el hartazgo social por una clase política mezquina y groseramente ambiciosa, una sociedad harta de tanto cretinismo y como has señalado atinadamente un gobierno que ha galvanizado esa molestia con espectacular torpeza, incapaz de asumirse como un gobierno agil, se presumen reformadors y lo que han demostrado es ser sí reformadores, pero no por ello ser modernos…

  2. Aunque dices que la vía violenta sea algo que nunca compartirás, creo que es la más cercana y probable. De hecho ya se está dando y en la medida en que el Gobierno siga sin entender y no sepa manejarla se irá generalizando. Hoy vemos que los que ganan son los que gritan, atacan, destruyen. A los maestros se les pagará trabajen o no, y entonces ¿por qué los demás tendríamos que hacer las cosas de otra manera? Los políticos miran solo por sus propios intereses y entre los no políticos solo tienen peso los que “se organizan” y aprovechan su número para secuestrar casetas de cobro, por ejemplo. ¿por qué tendría yo que suponer que haciendo lo correcto me van a escuchar y resolver?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s