¿Han notado que (casi) todo mundo es feliz en Facebook? Que gustosos compartimos lo bueno de nuestras vacaciones, las fotos de nuestros queridos hijos, mascotas, viajes de trabajo, etc.

Pues bien, hay ya suficiente evidencia de que todos nos esforzamos por vernos bien. Y más aún, que a veces ver la “felicidad” ajena nos puede hacer sentir peor con nuestra realidad… con lo que solemos responder aumentando nuestra propia “felicidad” en una espiral de simulación.

Por supuesto habrá quien piense que es exagerado. Tal vez. Igual les recomiendo que echen ojo a este video de Shaun Higton y me digan qué les pareció. Saludos.

Anuncios