El poder de una imagen: el caso Scotland Yard

Publicado por
Una vez más se hace evidente el poder de la imagen, sólo que en esta ocasión no se trató de un acto premeditado sino de una grave omisión de un especialista en seguridad. La historia – que hoy destacan diarios como el New York Times o el Mundo (de donde salió el texto y la foto que acompañan a este post) – también confirma la omnipresencia de los medios y el efecto que eso tiene en magnificar todo lo que cubren.

Aquí historia. “El subcomisario de Scotland Yard Bob Quick, máximo responsable de operaciones especiales, ha presentado su dimisión por un descuido fatal: precipitó la detención de 12 presuntos terroristas, (…) tras revelar información confidencial al acudir a Downing Street para entrevistarse con Gordon Borwn, cita en la que mostró los documentos altamente secretos nada más bajarse del coche.” (Más en El Mundo)
Anuncios

2 comments

  1. Compromiso ético

    Durante las semanas se ha abordado el tema del comportamiento periodístico, la necesidad de otorgar todas las herramientas que permitan el pleno y responsable ejercicio de las libertades y derechos consagrados reconocidos mundialmente; sin embargo, también se ha advertido de la necesidad de que se reconozcan las obligaciones y costos de dicho ejercicio, no se trata de matizar o intimidar el ejercicio periodístico, tan necesario, sino solamente de hacerlo más responsable y oportuno, es cierto que el agente comete el error de no guardar la información en el folder correspondiente, la cual seguramente iba revisando antes de presentarla al acuerdo que tenía con el premier británico; ¿pero ese simple error es motivo suficiente para que se divulgue una lista de criminales? no fue una declaración la que dio el funcionario ni siquiera se detuvo a dar las famosas entrevistas banqueteras de modo que los periodistas pudieran leer los nombres ahí consignados, los medios de comunicación tienden a censurar cualquier omisión de los órganos de justicia que faciliten o den lugar a la impunidad o que poderosos intereses se sustraigan de la justicia, ¿cuál era el motivo de dar a conocer el contenido de la lista? advertir sobre los esfuerzos que se emprenden contra criminales,no lo creo, de nueva cuenta un interés mezquino por la primicia, la nota informativa que atrape la atención y logre un mayor nivel de ventas y audicencia, el trato de una lista de criminales, como si se tratara de una lista de invitados a una fiesta o acto social merecen un trato más responsable por parte de los medios de comunicación, la ética se diluye y el compromiso social se ve amenazado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s