El poder de una imagen quedó nuevamente de manifiesto en este caso, en el que la diputada danesa Hanna Dahl se convirtió en una celebridad (no sin algunas críticas) luego de que llevara a su bebé a la sesión porque su esposo también tenía que trabajar y no tenía con quién dejar a su hijo. La sólo escena ha reactivado el debate sobre los permisos de paternidad, la combinación de los roles de madre y profesionista y otros asuntos que esta misma legisladora ha puesto sobre la mesa.
Aquí la nota con más detalles (como el hecho de que le dió de comer en el propio parlamento) y otra imagen para completar la historia.

Anuncios