Luego de leer y escuchar las grabaciones ilegales a Luis Téllez, vale la pena recordar uno de los consejos básicos en materia de comunicación (y de vida):

“Nunca digas nada que no estés dispuesto a ver publicado”

Anuncios