Obama sigue dando de qué hablar. Con ese talento que tiene para hacer contacto con la gente, el presidente electo ahora genera una noticia que lo mantiene cercano al hombre de a pie al pelear por mantener su Blackberry. En una nota publicada por El País, explica cómo la ley en Estados Unidos le impide mantener una cuenta de correo personal, y aunque al menos en la nota no queda claro por qué, se entiende que no podría mantener ese equipo. (Sólo se dice que por razones de seguridad nacional).
Lo interesante es cómo Obama ha convertido ese hecho en un acto de propaganda al señalar que no está dispuesto a aislarse del mundo pues quiere mantener contacto incluso con las críticas. Como regalo adicional ahi queda el super comercial para la empresa fabricante del equipo que algunos ya estiman entre 25 y 50 millones de dólares.
Anuncios