Desde 1981 no se reunían los ex presidentes de Estados Unidos en la Casa Blanca. La imagen – generada a unos días de la salida de George W. Bush y la llegada de Barack Obama, le dio de inmediato la vuelta al mundo. Una imagen de poder, una imagen para la historia.
Anuncios