La tensión se siente en la voz de los conductores de radio y televisión; en los diarios el esfuerzo es evidente, todos en los medios andan tensos porque la noticia no aparece por ningún lado. Es natural, los diputados y senadores ya terminaron con los foros y el próximo periodo ordinario de sesiones empieza hasta septiembre. Esta semana la esperanza estaba puesta en la iniciativa energética del PRD, sin embargo, cuestiones internas les han obligado a llevar el tema hasta el 15 de agosto.

Pero en el inter hay que llenar los espacios. Marcelo Ebrard, como siempre, detecta el momento y estira todo lo que puede el tema de la consulta y los medios abren sus escaletas a la declaracionitis, esa terrible práctica de hacer pasar por noticia lo que son dichos, especulaciones, conjeturas.

Estos momentos, es cierto, tienen también una gran ventaja al permitir el surgimiento de temas propios; la agenda no es impuesta por la coyuntura y se abre la oportunidad para que cada quien presente aquellos asuntos que considera importantes.

El riesgo, no obstante, es para aquellos que tropiecen en este tiempo, para los funcionarios que realicen un pronunciamiento desafortunado. Es el escenario ideal para el surgimiento de la próxima gran crisis y el nuevo linchamiento. Veremos qué llega primero, si la noticia o la víctima. Hagan sus apuestas.

Anuncios