Ancianos entusiasmados con salir a votar y jóvenes que por primera vez acuden a las urnas, son dos de los protagonistas de los primeros spots lanzados por el PSOE en el inicio de la campaña por la permanencia de José Luis Rodríguez Zapatero en el gobierno.

La elección es el próximo 9 de marzo y las estrategias ya están en marcha. ¿pero por qué apostar por el llamado a las urnas, incluso por encima de los mensajes del candidato? Porque según sus estrategas la clave del triunfo está en los niveles de participación. Si los votantes acuden en masa y superan el 71 por ciento, la victoria será suya; menos votantes significan más posibilidades para el Partido Popular y Mariano Rajoy.

Los detalles en esta nota de El País:

“Ya no hay tiempo de rectificar, ni de elucubrar, y ni siquiera de buscar respuestas al porqué el PSOE llega al punto de salida de la campaña con el aliento del PP en el cogote. Todos los esfuerzos se concentrarán en tirar hacia arriba la participación y saltar la raya del 71% de participación. “El resultado del 9 de marzo lo marcará el electorado del PSOE”, señalan los estrategas socialistas. Si el cuerpo electoral se queda en el 70%, la victoria caerá del lado del PP, siempre que sean ciertos los cálculos del comité de campaña. El colchón de seguridad sólo será sólido, según estos mismos interlocutores, si el listón de la participación sube hasta el 75%. Hace cuatro años el PSOE ganó las elecciones con casi 11 millones de votos, con un 75,7% de participación. Cuatro años antes, los socialistas perdieron los comicios y el PP obtuvo mayoría absoluta, con una participación del 68,7% .” (Seguir leyendo)
Anuncios