Cosas de la política: según el Tribunal electoral, la campaña del presidente Fox fue el factor que más cerca estuvo de provocar la anulación y con ello costarle la presidencia a Felipe Calderón; lo paradójico es que sin las provocaciones del actual Presidente a López Obrador (que dieron pie, entre otras cosas, al “cállate chachalaca”), y sin sus giras por todo el país defendiendo la continuidad del rumbo, difícilmente habría ganado el candidato del PAN. Coincido con Jorge Fernández en que luego de esta experiencia habría que realizar cambios en nuestro marco de competencia, antes de que se nos olvide el tema. El debate sería, ¿colocamos una clausula como en Colima, que señale que la menor intervención del Mandatario en funciones implica la nulidad? O nos vamos por el modelo de Estados Unidos en el que los presidentes se pueden expresar abiertamente sin que nadie reclame por la pérdida de equidad. Si se trata de votar, yo no tengo duda, me inclino por la segunda.
Anuncios