El capital de Vicente Fox

Entiendo que algunos aseguren que el gobierno de Fox es una carga para el PAN pues consideran que su gobierno ha decepcionado a los mexicanos que lo eligieron.
Puedo entender también que existan diversas voces que le pidan a Fox que no hable de continuidad en sus mítines pues puede favorecer las aspiraciones de Felipe Calderón.
Pero lo que no me parece coherente es que sean los mismos comentaristas los que digan las dos cosas. En otras palabras, no entiendo porque quienes acusan a Fox de ser un lastre para el país y su partido, y consideran que por su apoyo perdieron Creel y Usabiaga, sean los mismos que se ponen verdes cuando el Presidente “hace campaña”. ¿Qué no debería darles gusto? ¿O en todo caso no debería ser Calderón el que proteste? O será que en el fondo, incluso los más críticos del foxismo reconocen lo que hoy dicen las distintas evaluaciones: que no obstante los señalamientos que se hacen constantemente en los medios- fundados o no – entre 6 y 7 de cada 10 mexicanos, aprueban el desempeño del actual gobierno. ¿O alguno de ustedes me puede dar otra explicación?