Y fue Abascal

Ya está: Carlos Abascal será el Secretario de Gobernación desde hoy y hasta que acabe el gobierno de Vicente Fox. ¿Ventajas? Es un operador eficiente y discreto. A lo largo del sexenio logró desactivar diversos conflictos y eso le hizo ganarse la confianza del Presidente. Fuera del caso Aura, que le fue muy criticado a inicios de sexenio, no ha tenido mayor desgaste. Hasta donde recuerdo no ha tenido mayores problemas con otros miembros del gabinete.

En este caso, su bajo perfil fue una cualidad y lo seguirá siendo para los fines del gobierno, pues no podía llegar alguien que, por contraste, exhibiera las carencias de Creel.

¿Desventajas? La imagen de derecha conservadora no se la va a quitar de encima, aunque no figura dentro del grupo más golpeado que según los medios, encabezaría Manuel Espino. No es un hombre de partido aunque es clara su identificación con la visión panista. Quizá los blanquiazules querían a uno de los suyos en esa posición. Hay que ver cómo lo reciben.

Abascal es un hombre que sabe de negociaciones -recordemos el acuerdo de la nueva cultura laboral que firmó con Fidel Velásquez cuando dirigía la Coparmex -, y tiene una propuesta de reforma laboral lista para meter al horno, que si la saca, se colocaría una importante medalla. En conclusión, me parece que no es una mala opción, y sin duda me parece mejor que los hombres del Presidente – Ramón Martín y Ramón Muñoz – que le habrían reducido el margen de maniobra a Vicente Fox.

Ahora, estaremos pendientes de quién lo releva en la Secretaría del Trabajo, y quiénes cubren a los tres subsecretarios que se fueron con Creel a la campaña. Seguiremos comentando.