Comentario de Antonio Rivero

Vicente Fox tiene el tino de saber desinflar los problemas, de eliminarlos inmediatamente y de raíz, justo antes de que puedan a tener tintes de violencia. Felicidades por eso. Pero esta ocasión, el y sus secretarios tuvieron que comerse sus palabras sobre la legalidad, y que las leyes están por encima de todos, al optar por una salida política al juicio de AMLO. Su credibilidad puede regresar, si explica porqué no fue un asunto de tinte político desde el principio.
Ahora mas que nunca, no hay que ceder. México debe dejar claro que no se deja un caso impune solo porque el acusado es popular, y quizá tenga algo de razón al decir que fue perseguido. En el caso de AMLO, se debe aplicar una sanción más acorde al tipo de daño.
La postura política de un gobierno debe ser dejar que el candidato se postule, no ponerle trabas, y pugnar porque la justicia aplique una sanción que sea lógica. Debe cerrarse este caso, pero con un veredicto, y se debe seguir aplicando la justicia a demás funcionarios, de cualquier partido. Con eso sí se deja claro que en México la justicia no es del que tiene más dinero o es mas popular.